Cafecito con un CEO – Parte I
Las andanzas, retos y consejos de una figura profesional que pocos llegan a conocer.

Desde que conocí a Marcelo Alemán mi idea de “CEO o Presidente de empresa” cambió por completo.

Para mi, un CEO era esta figura que se mantenía como en una especie de Olimpo, su contacto cercano era a nivel de vicepresidentes o directores, su oficina un espacio súper privado y exclusivo; sin embargo el estilo de Alemán rompió mis paradigmas y aprendí muchas lecciones.

Marcelo Alemán

Marcelo casi nunca está en su oficina. Él va y presenta en las conferencias de prensa cuando se lanzan productos o iniciativas de RSE, filma los videos de comunicación interna, camina por los pasillos de la oficina mientras está en una llamada y se involucra con muchas personas de todas las áreas de la empresa; él es de los que se enrollan las mangas para trabajar con todo el equipo, no como otras figuras de CEO que se limitan a dictar órdenes. Mi humilde y franca opinión.

Un día se me ocurrió que fuera una gran oportunidad acercar esta postura a jóvenes profesionales que aspiramos este puesto, ya sea dentro de una empresa o en un negocio propio – porque créanme, que el manejo de personal es probablemente el reto más grande al que nos tendremos que enfrentar.

En cuanto al lado personal de Marcelo, les puedo decir que es boliviano, nació en 1975, vive en El Salvador desde 2012, es papá de un niño de cuatro años y aquí les cuento mi plática con él:

¿Cuál ha sido el reto más difícil de su carrera y cómo lo afrontó/solucionó?
M.A.: en realidad han sido tres, te cuento:

1. “Despedir personal”: VIVA la empresa Boliviana para la cual trabajaba en ese momento adquirió una empresa en República Dominicana y me contrataron como Director de Productos. Cuando una empresa absorbe a otra se hace una evaluación del personal a nivel de medición de talento. Y una de las primeras tareas fue hacer dicho análisis para ver quién se quedaba y quién se iba. Algo en lo que enfocaba mi evaluación era la actitud de las persona ante otros y ante el cambio. A los tres meses de estar en la empresa fui promovido a Vicepresidente de Marketing y me encomendaron explicarle a las personas que prescindiríamos de sus servicios. Fueron días duros, no dormí durante un mes sin embargo al momento de comunicarle a los colaboradores ninguno tuvo una mala reacción sino más bien una actitud muy positiva, que caracteriza al dominicano porque no se ahueva: “Lo que sucede, sucede y hay que seguir adelante”.

2. “Que nazca Tigo en Rwanda”: habiéndome pasado a Tigo, me encargaron iniciar la operación comercial de la empresa en este país africano; viajé sin mi esposa la cual se integró a esta nueva vida dos meses después. Como Chief Commercial Officer, mi primera tarea implicaba contratar a todo el equipo comercial para luego iniciar operaciones. En ese entonces no habían oficinas, sino que las entrevistas se hacían en el patio de una casa, en sillas de plástico. Las personas me miraban con asombro cuando les decía que estaban a punto de trabajar para una empresa grande, cuando ni siquiera había un letrero de la marca en el país. Lanzamos un año después, fue fantástico, para el segundo año de mi llegada teníamos 35% del market share y las personas que había contratado luego se me acercaban para decirme que habían entrado a la compañía solo por la paga pero que ahora veían los frutos del trabajo y estaban felices. Proyectar confianza.

3. “Te vas a El Salvador”: cuando vine al país, iba a ser el quinto CEO en solamente cuatro años. Las personas me decían, vas a un país de maras, hay conflicto e incluso me advirtieron que podría ser el final de mi carrera. Pero asumí el reto y me di cuenta que la clave era entender a la gente, ya que Tigo era líder en el país,  no había mucho que construir en cuanto a crecimiento pero sí bastante que arreglar. Entender la forma en la que la gente se sentía, era más importante en ver cómo la gente trabajaba, luego de hacer esto puedes iniciar el verdadero cambio.

En mi próxima entrega, podremos conocer su triunfo profesional más grande y un par de consejos para los jóvenes profesionales.

Comparte este post
Comparte en Facebook
Comparte en Twitter
Comparte en Google+
Comparte en LinkedIn
+
MENU