4 Cosas que aprendí dándole vida a nuestro proyecto
Podría decir que crearlo no es difícil, pero como todos los procesos, lleva su tiempo.

Difícil, tal vez, es toda la parte en la que te tenés que adaptar a cambiar completamente tu esquema de pensamiento: ya no sos un empleado, de vos depende la subsistencia de eso que has creado.

 

coffe

A finales de diciembre habíamos hablado con mi actual social acerca de esta idea, este proyecto, y habíamos dicho “sí, démosle”; hay un mercado, hay un futuro, hay mucho qué hacer; pero, por alguna razón, un mes después, el asunto no tomaba forma.

Hasta que un día de enero mi amiga Claudia Olmedo me llama para almorzar, que quería hablar conmigo. El “cómo lo estás pensando hacer”, me cayó de un solo. Y, claro, yo le conté nuestra idea, como algo que tenés la certeza ciega de que puede cambiar el mundo… O al menos el tuyo. Entonces ella, con todo el conocimiento de quien ha comenzado ese camino del emprendimiento y cuatro años después tiene éxito (el Monstruo Interactive), me dijo estas palabras que nunca voy a olvidar:

“Si tenés esta idea y querés lograrla, lo primero que tenés que hacer es aprender cómo hacerlo.”

Sí, como decimos ahora: ella me enseñó el camino.

 

think process not product

Y digamos que ese es el primer punto de las cosas que me ha dejado esto de ser emprendedora:

1. Aprendé. Aprendé todo lo que sea necesario: Luego de esas palabras de mi amiga me inscribí en una serie de talleres (en Innovation Box), tres la verdad:

  1. Cómo Iniciar Tu Propio Negocio,
  2. Aspectos Legales y Financieros de tu Negocio,
  3. Yo como Marca.

Del taller de cómo iniciar mi propio negocio salí con mi Business Model Canvas, que, si me permiten decirlo, casi cuatro meses después, con el negocio lanzado, dista mucho de lo que fue en ese “primer hervor”. Con mi socia lo revisamos, lo corregimos, le dimos vuelta varios fines de semana de febrero en algunas tardes calurosas en el comedor de mi casa. Al llegar al final, siempre había algo que no nos cuadraba, y que tenía que ver con un tema del que sabíamos poco: el dinero.

2. Seguí aprendiendo. Todo conocimiento suma y abona demasiado. Decidimos dejar el model canvas así como estaba y acudir a una experta en finanzas (Cristina Alvarez, de Credisol). Durante un mes y medio ella nos asesoró y ayudo en el tema financiero, nos ayudó a perfeccionar el canvas, nos dio importantes lecciones de negocios y de vida, inolvidables. Juntas desarrollamos una proyección financiera para un año, y hasta nos permitió participar en su Seminario de Análisis Financiero, que duró alrededor de un mes.

3. La importancia de haber construído una marca personal: Hay mucha gente que todavía no entiende este asunto de las redes y cree que uno anda por allí perdiendo el tiempo, pero miren; uno va construyendo una posición. Es increíble cómo mi marca YO se ha relacionado a lo largo de estos años con varios temas: NUBES, ORTOGRAFíA, PUBLICIDAD, ESCRITURA CREATIVA. Yo comencé con el asunto de los blogs hace casi 10 años cuando apenas comenzaba el Facebook. Desde entonces, a través de la plataforma de Blogger, he creado 5 blogs y he escrito en otros 3 en los que he sido invitada (incluyendo El Laboratorio, en donde ahora escribe) y de allí al Twitter, Tumblr, Google +, Instagram, LinkedIn –en donde, por cierto, recibí una oferta de trabajo desde Rumania-. Y mi favorito de los últimos días: BrandedMe –se los recomiendo, es una plataforma super amigable que te permite crear tu hoja de vida como si fuera una página web-. La importancia de haber construído una sólida marca personal es que, en las primeras semanas del proyecto recibimos varias ofertas de trabajo de personas que solo eran nuestras conexiones en las redes. Doy fe de eso. Y de cómo la gente de tus redes te apoya, te echa porras, te da conectes, te ayuda a construir tu propia red de colaboradores.

4. Show your work: Sí, tal y como dice el último libro de Austin Kleon. Cuando el niño ya esté listo es momento de mostrarlo a la sociedad. Hay una serie de pasos, según Kleon, que hay que seguir. 10 pasos, para ser más exactos. Pero quizás, para mí los más cruciales fueron:

  • PENSÁ EN EL PROCESO, NO EN EL PRODUCTO => Cuando uno tiene una de esas ideas geniales, piensa que con eso basta. Pero en este proyecto aprendí que el proceso es tan importante como la idea o el resultado. Aunque no lo crean, en los primeros dos meses no teníamos nombre ni logo ni nada de la parte más bonita; nos dedicamos a construír las bases.
  • CONTÁ BUENAS HISTORIAS => Si tienen una historia que contar, háganlo.

    Delmy y yo nos conocimos en Twitter…

    …pasando por todos los momentos que nos llevaron a estar donde estamos ahora. No se imaginan los buenos comentarios que hemos recibido, y todos los contactos de negocio que hemos hecho gracias a eso. En serio, la gente quiere sentirse cercana, una historia logra eso. El poder del Storytelling.

 

Al final de este post, quizás sea demasiado prematuro hablar del éxito o no del proyecto, pero sí puedo estar segura de todo el aprendizaje que hemos llevado en el camino, sobre todo de cómo dejar atrás el miedo, como me dijo mi amiga ese día de enero:

“Tenés miedo porque no sabés cómo hacerlo”

Ahora sé, y qué bien que se siente haber llegado hasta aquí.

Comparte este post
22
interacciones
Comparte en Facebook
Comparte en Twitter
Comparte en Google+
Comparte en LinkedIn
+
¿Qué es esto?
MENU