El amor en temporada de ofertas
Hacer buen marketing es un arte. Y como todo buen arte, debe salir del corazón.

¿Cómo ser una “Lovemark”?

Esta es una interrogante que todas las personas que trabajamos en el desafiante mundo del marketing nos hemos planteado al menos una vez.

Sabemos que la respuesta no se encuentra en un libro ni se aprende en un salón de clase. Se va descubriendo empíricamente en los aciertos y desaciertos de cada marca en su camino, tan místico y mágico como las historias de aquellas personas con las que quiere conectar.

El marketing no es una ciencia. No hay una fórmula del éxito a replicar. Podremos planificar y desarrollar grandes estrategias, pero al final de cada día una marca es cuestión de una opinión, una emoción, un sentimiento.

Si es una relación, debe ser ante todo, genuina. Las marcas existen para crear y mantener una conexión, y la base de este proceso es la empatía. Parte de una intención y curiosidad profunda de conocer lo que verdaderamente mueve a las personas, reconociendo que nuestros “consumidores” no son personas tan distintas a nosotros, tal vez solo vivimos en distintas realidades…

El amor que te hace ciego

Los mercadólogos padecemos de un mal (necesario): el NARCISISMO. Estamos sobre enamorados de nuestras marcas y productos, de lo que hacemos. Creemos que el mundo gira alrededor de ellos, porque en parte, así es el nuestro… Pero allá afuera, la verdad es ésta, y es dura: no les importan tanto a nuestros consumidores como creemos.

Por un lado, como creemos que lo que hacemos es importante, todo lo que decimos debe ser importante. No sabemos diferenciar entre lo que nuestro cliente realmente necesita saber – el “para qué” de nuestro producto (beneficio o valor principal) – y todo lo demás que creemos que necesita saber – los detalles del “cómo”, “dónde”, “cuánto”… Es simple: si le interesa, buscará más información.

Por otro lado, padecemos del síndrome de “oficinitis”. Estamos tan cómodos detrás de una pantalla en la oficina que no salimos a la calle, ni antes ni después de desarrollar la estrategia. Y peor aún, cuando sí salimos, nos vamos de audiencia a un focus group, otra vez detrás de un vidrio, disque “conectando” con la gente.

El problema con el marketing se da cuando lo usamos solo para vender. Por eso vemos a las personas como “consumidores”, no como seres sintientes, inteligentes, con necesidades y problemas complejos, sueños y frustraciones similares a los nuestros…

Este mal es evidente en la manera en que nuestras marcas se están comunicando en el día a día:

    • Publicidad sin sustancia, sin “insights” ni contenido que evoque emociones o invite a la reflexión
    • Saturación de textos e información en medios visuales (prensa, vía pública, POP, digital, etc.)
    • Campañas enteras enfocadas en precio y promociones versus beneficios o ideales

coffe

Colegas, la única manera de saber cómo ser una “Lovemark” es atreviéndonos a descubrirlo.

Allá afuera, en las casas, en la calle, en las historias del mundo real, están todas las respuestas que buscamos.

Hay que evaluar nuestra estrategia. En lugar de hacer activaciones, activemos nuestros corazones. En lugar de mejorar las ofertas, mejoremos la calidad de vida de las personas. En lugar de luchar para quitarle el poder a la competencia, luchemos para empoderar a la gente.

Si queremos que el mundo se enamore de nuestra marca, debemos empezar por enamorarnos del mundo primero.

Comparte este post
Comparte en Facebook
Comparte en Twitter
Comparte en Google+
Comparte en LinkedIn
+
  • Roro Sandoval

    Completamente de acuerdo Carla, hay que salir mas para ser más estratega, definitivamente tenemos que oír, ver, y descubrir que quieren los consumidores y no pensar que siempre tenemos la razón!!

    • Carla Orellana

      La gente piensa que es muy peligroso salir a la calle, pero es más peligroso quedarnos guardados en la zona de comfort ¡con aire acondicionado incluido! :) Gracias

  • Rulo Gomez

    Desde que comencé a leer el articulo se dibujo una sonrisa en mi rostro, estan dificil creer q un “proyecto 360” un anuncio con gente IN o lo q tu medio te hace creer es el mejor camino!!! un inmenso LIKE cuando dices que la realidad esta en la calle, en entender como vive la gente, como se inspira, escucharlos y reir con ellos o simplemente aceptar el error q cometemos como especialitas del Marketing!! tenemos q cambiar la historia aunque nos llamen locos!

    • Carla Orellana

      ¡Gracias por tu comentario, @rulogomez:disqus ! Quisiera conocer tu opinión: Aparte de la falta de tiempo y sentido de inseguridad por la situación violenta que estamos viviendo en nuestro país, ¿por qué razón crees que no salimos suficiente a la calle? Y, ¿qué tendría que suceder para que cambiemos nuestra forma de pensar/ trabajar?

  • LaOlguilla Kard

    Definitivamente el Marketing actual no se hace con números sino con el corazón. El arte de enamorar a alguien de nuestras marcas es presentarle Esos estilos de vida que son válidos y verdaderos para ellos, formas de sentir y de pensar empáticos. La única manera de conocer al usuario es convivir con él, hablarle, escucharle conocerle. Saber de qué se ríe, qué le enoja y qué le arranca un suspiro. De verdad, es buena idea: Subámosnos al bus y démosle la vuelta a la historia de nuestras marcas. Saludos!!!

    • Carla Orellana

      Si cada persona es un mundo, cuánto turismo nos falta hacer! Éxitos en
      tu camino @laolguillakard:disqus, y que te descubras a ti misma en cada
      historia!! El verdadero turismo es interno.

  • Carla Orellana

    Si cada persona es un mundo, cuánto turismo nos falta hacer! Éxitos en tu camino @laolguillakard:disqus, y que te descubras a ti misma en cada historia! :)

MENU